Semillero hoy, deportistas mañana

Por qué es importante que los chicos practiquen deporte?

El predeporte presenta un montón de beneficios: ayuda a desarrollar la motricidad, la coordinación, el control de las posturas y el equilibro. Da a los niños unos patrones básicos que les servirán en la práctica de cualquier deporte cuando sean mayores.

Hay varios ejercicios para mejorar estas habilidades: saltar, girar, desplazarse, trepar, llevar objetos, con una mano, entre dos compañeros, con los ojos cerrados, etc…

También estas actividades fomentan la relación del niño con sus compañeros, les permiten experimentar la integración en un grupo y les enseñan unas reglas de juego que todos deben aceptar. Así facilitan el aprendizaje de las habilidades sociales.

Por eso el predeporte forma parte de las actividades extraescolares elegidas por muchos padres.

Globolotas deportivas

Cual será el deporte más adecuado para tu hijo?

Los padres no tienen que obligar a sus hijos que practiquen un deporte sino que los niños deben elegir un deporte que les guste.

Niños de tres a cinco años de edad:
Los niños de tres a cinco años de edad no deben hacer más de tres o cuatro horas de ejercicios físicos a la semana. Además es aconsejable que se pregunte a su pediatra antes de empezar a hacer cualquier deporte por si el niño pudiera tener algún problema respiratorio o físico. A esta edad, la actividad más recomendada es la natación, un deporte en el que se trabajan todos los aspectos importantes para el desarrollo del niño: coordinación, resistencia, disciplina, relación entre el esfuerzo y el resultado.

Niños de cinco a siete años de edad: 
A esta edad lo importante es que el niño o niña realice varios y diferentes deportes para que puedan elegir libremente después el que más le guste. La actividad que desempeñe a esta edad le dará una base importante de diferentes capacidades. Lo ideal sería que practicarán un deporte individual como puede ser la natación, la gimnasia deportiva o las artes marciales (taekwondo, judo, karate), y otro colectivo como fútbol, básquet, balonmano o voleibol.

Niños de ocho y nueve años de edad:
Cuando los niños llegan a los ocho o nueve años, es el momento de pensar si tu hijo se divierte practicando un único deporte o, por el contrario, va a convertirse en todo un deportista de elite y empezar a competir en alguna disciplina. Todo dependerá de la opinión que tengan los niños, aunque prevaleciendo siempre lo que los padres consideren que es lo más adecuado para sus pequeños.

Elegir el deporte más adecuado para los hijos exige conocer sus gustos, capacidades físicas y corporales, posibilidades, carácter y necesidades:

Para niños coordinados:
Lo
s deportes de equipovoleibol, básquet, fútbol balonmano – pueden ser una buena opción.

Para niños inquietos o nerviosos, con falta de concentración, pero trabajadores cuando están motivados:
Mejor optar por el atletismo o la natación.

Para niños perfeccionistas, con autocontrol y capacidad de sufrimiento:
Lo mejor son los deportes individuales como la gimnasia deportiva, el tenis infantil, o las artes marciales (taekwondo, judo).

Para niños fuertes y con buena forma física:
S
e puede optar por deportes de riesgos de lesión como el boxeo y el rugby.

Para niños muy ágiles:
El esquí en nieve o en el agua podría ser una buena elección.

Cada edad y cada tipo de personalidad tiene sus preferencias y sus necesidades. Como padres deberíamos respetar los gustos de nuestros hijos.

En Abremundos queremos colaborar con el desarrollo de los niños a través de actividades lúdicas y didácticas. Por eso creamos una línea deportiva de Globolotas: fútbol, básquet y rugby, una diversidad de motivos para que tu hijo elija el que más le guste.

Fuentes:  www.serpadres.esredsalud.uc.clwww.guiainfantil.com

 

La rayuela: el juego que superó las fronteras espaciotemporales

La rayuela supera el tiempo

La rayuela es un juego conocido por todo el mundo. Su origen no se conoce con exactitud, pero se relaciona con los juegos lineales conocidos en tiempos de las civilizaciones egea, griega y romana. Según una de las versiones que se conocen, la rayuela fue inventada por un monje español, que quería simbolizar con este juego el comienzo de la vida, con sus dificultades y alternativas, y la muerte. La rayuela se denomina con diferentes nombres dependiendo del país en el que nos encontremos.

Tradicionalmente, la rayuela se dibuja con una tiza en una superficie lisa. El juego empieza cuando el primer jugador tira una piedrita dentro del primer cuadro (numero 1). Este mismo debe saltar dentro de los otros cuadros con solo un pie, sin pisar en el cuadro donde está la piedrita ni en ninguna línea de la rayuela. En los cuadros dibujados uno al lado del otro, se puede apoyar los dos pies (uno en cada cuadro). Así el jugador llega hasta el cielo donde se puede apoyar los dos pies también, da la vuelta y hace el recorrido inverso. Cuando llegue de nuevo al cuadro numero 1, tiene que recoger la piedrita y saltar directamente hasta la tierra.

Después se tira la piedrita en el cuadro numero 2 y se repite el proceso hasta completar todos los números de la rayuela. El primer jugador que termine todo el recorrido gana.

Las reglas:

– Si al lanzar la piedra a un cuadro, toca una raya, se volverá a tirar con los ojos cerrados, si vuelve a fallar pasa de turno.

Si un jugador al realizar el recorrido sobre la rayuela pisa una línea, pierde el turno.

– Si un jugador, la lanzar la piedra no la mete en el cuadro correspondiente, perderá su turno, a no ser que caiga en la raya.

– Si un jugador al realizar el recorrido pierde el equilibrio y apoya los dos pies cuando no debe pierde el turno.

Este juego tiene varios beneficios físicos. Permite a los chicos entrenar el equilibro, la habilidad en sus piernas, la puntería, lo saltos, la coordinación. Además les enseña a numerar y recordar posiciones.

Fuente: www.juegospopulares.org

Crecer jugando con pelotas…

Niños y pelotas

Ocurre que los chicos se sienten naturalmente atraídos hacia el juego activo y está comprobado que la actividad física de bebés y niños es un componente clave del aprendizaje y del desarrollo emocional, social y moral.

Las pelotas impulsan a los bebés a que se arrastren y gateen detrás de ellas, o a un niño a que corra para atraparla. Además, durante la infancia los juegos con pelotas se usan para tratar problemas respiratorios, de equilibrio y de coordinación motora. Las investigaciones sugieren que a través de la práctica regular de actividad física en niños con pelotas se reduce el riesgo de desarrollar enfermedades coronarias, presión arterial, diabetes, obesidad y otras afecciones crónicas. 

Sumado a los beneficios en el desarrollo físico infantil, las pelotas son una excelente herramienta de socialización entre chicos. Si un niño llega a una plaza con una pelota, seguro aparecerán varios pequeños dispuestos sumarse al juego. Esta comprobado que los niños que tienen la posibilidad de realizar actividades físicas, son capaces de concentrar su atención en tareas autodirigidas y de desarrollar amistades cooperativas para superar obstáculos. Además, las pelotas son un juguete que no tiene sexo: ¡tanto niños como niñas pueden jugar con ellas!

A esta altura no quedan dudas de la importancia y beneficios que brinda la actividad física con pelotas en los niños. Sin embargo, no siempre contamos con espacios amplios y al aire libre para que nuestros chicos sacien sus necesidades de juego activo. Y es a partir de esta limitación y en la búsqueda de una solución al problema, que sugerimos que utilicen las Globolotas: pelotas de tela inflables, extra livianas, que toman forma con sólo inflar un globo; aptas para ser usadas en interiores y en espacios reducidos sin temor a romper vidrios ni adornos. Una alternativa para que los chicos puedan jugar y estar en movimiento dentro de casas, en salas de espera y durante largos viajes. Se trata de un juguete apto para todas las edades y habilidades, pero especialmente diseñado para bebés y niños en la primera infancia, ya que al tener movimientos más lentos que una pelota tradicional, brindan mayor tiempo de reacción a los más pequeños.

Te invitamos a que incentives a tus chicos a jugar con pelotas.